Ojos: Enfermedades y cuidados

La limpieza correcta de los ojos de tu mascota es imprescindible para evitar problemas como la conjuntivitis. Al igual que nosotros, los perros tienen legañas durante las mañanas y necesitan cuidados. Los juegos en el parque, la arena y el contacto con otros animales pueden ensuciar los ojos de nuestro perro, puede ocurrir que algunas partículas se introduzcan en el globo ocular y provoquen una peligrosa infección. Para evitarlo, la higiene ocular debe formar parte de la rutina de aseo de nuestro perro. Es muy importante que los dueños aprendan la manera correcta de limpiarles los ojos. 

Enfermedades de los ojos

  • Conjuntivitis: Es una inflamación o infección de la conjuntiva que produce el enrojecimiento de uno o ambos ojos y en algunos casos edema, generalmente está presente una secreción que puede variar desde serosa - transparente, hasta purulenta (color blanco/amarillo o verdoso). Las causas de conjuntivitis son varias: bacterias, virus, hongos, alergias, también se presenta asociada a ciertas enfermedades como el moquillo canino, complejo respiratorio en los felinos, enfermedades dermatológicas autoinmunes, queratoconjuntivitis seca (ojo seco) y a factores irritativos como los defectos de párpados tan comunes en ciertas razas.
 
  • Conjuntivitis folicular: provoca picazón en los tejidos conjuntivales, enrojecimiento, lagrimeo, entrecerrando los ojos, a menudo relacionada con las alergias.
 
  • Alteraciones de los párpados:
 

          ° Entropión: Esta enfermedad provoca que el borde del párpado del perro gire hacia           el globo ocular, provocando que las pestañas entren en contacto con la córnea y                 causando una constante irritación, dolor, infección e incluso úlcera de córnea. Una           quemadura o una herida pueden causar este problema, como también la edad                       avanzada del animal. Hay razas  más predispuestas que otras (Rottweiler, San                       Bernardo, Cocker Spaniel, Shar Pei, Chow Chow, Gran Danés)

          ° Ectropión: En estos casos los párpados están hacia afuera o caídos dejando al                   descubierto un área relativamente grande del globo ocular expuesta a factores                   irritantes e infección.

  • Ojos permanentemente sucios: Si observas que sus ojos siempre tienen una apariencia sucia y siempre presentan legañas, puede que sufra la enfermedad de los ojos permanentemente sucios. Esta enfermedad es frecuente en perros que suelen carecer de suficiente secreción lagrimal, como los Cocker. En este caso también debemos acudir al veterinario.
 
  • Queratitis: Se trata de la inflamación de la córnea y es causada, a menudo, por virus y bacterias. Cuando un perro padece queratitis aparece una mancha blanca en la córnea y requiere la atención inmediata del veterinario para evitar la aparición de una úlcera.
 
  • Queratoconjuntivitis seca: También llamada enfermedad del ojo seco. Se trata de una de las patologías más frecuentes de la córnea y conjuntiva (ojo seco). Se produce por una inadecuada producción de lágrimas por parte de las glándulas lagrimales, ya sea por daño en su innervación, por ciertas drogas, por infecciones o traumas. Se confunde habitualmente con una conjuntivitis, los ojos tienen un aspecto pegajoso y con poco brillo debido a la poca lubricación, hay enrojecimiento y se observa en general una secreción amarillenta. A la mascota le duele y sufre de una infección crónica y úlcera de córnea. El Cocker Spaniel es la raza que presenta con más frecuencia esta enfermedad. El éxito del tratamiento depende de detectar en forma temprana los síntomas con test específicos y evitar que evolucione hacia una ceguera definitiva.
 
  • Úlcera de córnea: Es otra afección muy frecuente debida a infecciones, agentes traumáticos, cáusticos o asociada a la queratoconjuntivitis seca.
 
  • Pannus corneal: También llamada enfermedad crónica degenerativa del Ovejero Alemán. Es una enfermedad degenerativa de la córnea específica del Ovejero alemán y el belga. En estas mascotas no solo la genética juega un rol importante en su presentación sino que también influyen factores ambientales como el polvo, polen, luz solar y otros. Suele afectar ambos ojos al mismo tiempo, aunque en diferentes grados. En la etapa inicial solo hay signos de irritación ocular. En estadios avanzados la conjuntiva y la córnea presenta un tejido anormal generalmente sobre elevado, muy rojo y con pigmento marrón en ciertas áreas. Esta enfermedad requiere de tratamientos específicos de por vida. Cumpliendo con las indicaciones se logra una remisión de síntomas de casi el 90 %. Si no se detecta a tiempo, la respuesta terapéutica es menor y existe el riesgo de ceguera irreversible.
 
  • Glaucoma: El glaucoma es el aumento de la presión intraocular que produce rápidamente degeneración del nervio óptico y la retina. Es una de las causas más comunes de ceguera irreversible en caninos adultos. Existen dos formas de Glaucoma: primario y secundario. El glaucoma primario es a menudo hereditario y afecta los dos ojos. Las razas mas predispuestas a presentar esta enfermedad son el Pekinés, Husky Siberiano, Cocker Spaniel, Beagle y el Shar Pei.  El glaucoma secundario, está producido por inflamaciones y/o infecciones de la órbita, traumatismos, luxación de cristalino, tumores… En general, se manifiesta por una disminución brusca de la visión, dolor agudo y enrojecimiento del ojo, confundiéndose en la etapa inicial con una conjuntivitis. En los casos crónicos se produce un agrandamiento del globo ocular, con cambios degenerativos severos en retina y el nervio óptico. El tratamiento deberá iniciarse rápidamente para evitar la ceguera permanente.
 
  • Cataratas: La catarata es una opacidad que se produce en el cristalino, una pequeña estructura transparente que está en el interior del globo ocular. Afecta uno o ambos ojos y tiene diferentes grados, pueden estar presentes desde el nacimiento (cataratas congénitas) o aparecer en animales jóvenes entre los 2-4 años (cataratas juveniles). Estas últimas son las más comunes y con frecuencia de origen hereditario. Las principales razas que presentan cataratas de transmisión hereditarias son el Caniche, Viejo Pastor Ingles, Bichon Frise, Cocker Spaniel, Labrador, West Highland Terrier, Yorkshire terrier y Fox Terrier. Otro tipo de cataratas de relativa frecuencia, son las que se producen en la Diabetes, las de origen traumático, inflamatorias y tóxicas. Por último están las cataratas seniles que se observan a partir de los seis años de edad y producen pérdida paulatina de la visión.
 
  • Atrofia progresiva: La atrofia progresiva de retina (PRA) en perros y gatos es una enfermedad degenerativa de las células visuales de la retina, no causa dolor pero puede llevar a una ceguera permanente e irreversible. Atrofia significa que la retina se va desgastando de manera progresiva, se trata de una enfermedad hereditaria y las razas más afectadas son el Akita, Golden Retriever, Cocker Spaniel, Airedale Terrier, Caniche, Setter Irlandés y Labrador. Esto no significa que pueda ocurrirle a cualquier raza. El primer signo de de esta enfermedad es una disminución de la visión, la incapacidad de ver con poca luz o de noche. La PRA avanza muy lentamente y la mayoría de mascotas se adaptan muy bien a la pérdida gradual de la vista gracias a la agudeza de sus sentidos, por este motivo, muchos dueños no se dan cuenta de que su mascota se está quedando ciega. El diagnóstico de la PRA se realiza con un completo examen del fondo ocular. Si se detectan las enfermedades oculares de perros y gatos a tiempo, podrán ser tratados más eficazmente permitiéndole disfrutar de una vida con la mejor calidad posible.
 
  • Ojo color cereza: Se trata del prolapso canino de la glándula nictitante, una enfermedad ocular frecuente en diferentes razas donde la glándula del tercer párpado se hace visible. Se debe corregir a través de la cirugía, debido a que la glándula produce cierta cantidad de lágrimas en los ojos. La eliminación de la glándula hoy en día es un procedimiento de último recurso. Los métodos modernos de corrección de ojos cereza implican reposicionamiento de la glándula a su posición normal. La tasa de éxito de este tipo de cirugía es de aproximadamente 80% en la mayoría de las razas.
 
  • Dermoide: se trata de un defecto congénito en el que se encuentra la piel cabelluda en un lugar anormal del ojo y con frecuencia irrita la córnea y puede causar úlceras.
 
  • Distiquiasis: se trata de una posición anormal de las pestañas en un borde del párpado que dan lugar a irritación de los ojos.
 
  • Ectopic Cilia: se trata de una pestaña anormal que crece a través de la capa conjuntiva y suele ser muy dolorosa, casi siempre causa una úlcera.
 
  • Melanosis Ocular (OM): Es una enfermedad en los ojos que normalmente solo se encuentra en el Cairn Terrier, conocida anteriormente como glaucoma pigmentario. Los seres humanos también pueden padecer esta enfermedad. Se caracteriza por pequeñas manchas oscuras en los ojos que, finalmente, conduce a la acumulación de líquido y presión en los ojos. En algunos casos, un melanoma ocular puede desarrollarse y extenderse más allá del ojo, aunque esto se considera que es un acontecimiento raro. Si la afección se detecta con tiempo suficiente, el daño en la visión del perro puede ser retrasado.
 
  • Displasia de retina: Esta es una anormalidad en el desarrollo de la retina. Puede que no haya un defecto visual en los perros afectados, por lo tanto, sólo se encontrará cuando el ojo es examinado. Es una condición que se cree que se hereda en un número considerable de razas. La afección también puede ser adquirida por una lesión o debido a infecciones virales, toxinas y trastornos nutricionales.
 
  • Herpesvirus felino: Infección vírica de la córnea y/o conjuntiva en gatos, que puede ir asociada o no con síntomas respiratorios. Es un virus muy frecuente y específico de gatos que es considerado como la causa más común de conjuntivitis y enfermedad respiratoria superior en estos animales (Rinotraqueítis viral felina). Los principales síntomas son parpadeo constante, legañas y, a veces, úlceras, que normalmente son de difícil y prolongado tratamiento. Pueden afectar a un ojo o los dos. Si no se trata a tiempo, es muy probable que la enfermedad ocular progrese rápidamente y al complicarse con infecciones bacterianas provoque serios daños como perforación ocular y pérdida de la visión e incluso del ojo.
 
  • Epifora: Es un lagrimeo excesivo debido a una alteración del pasaje de la lágrima por los conductos lagrimales, provocada por malformaciones en los ojos. Se trata de un exceso de lágrimas transparentes (no legañas) que caen mojando el pelo en la zona del lagrimal.
 
  • Clamidiosis: Es una enfermedad producida por una bacteria que es la mayor causante de conjuntivitis en los gatos, esta bacteria se mezcla con las células que hay en la membrana esclerótica, provocando la inflamación y enrojecimiento del ojo desarrollando secreciones.
 
  • Uveítis: Es una enfermedad que se produce en la estructura interna del ojo del gato, inflamándola. Es común ya que se provoca por infecciones como la leucemia felina, peritonitis o el virus de inmunodeficiencia felina, la toxoplasmosis, hongos… Es muy dolorosa y se deben seguir todos los pasos que nos recomiende el veterinario, ya que si no se trata de manera correcta podría provocar la ceguera del animal.
 
 

Cómo cuidar los ojos de nuestro perro o gato

En el caso de que tu perro tenga pelo en abundancia, procura que sus ojos estén libres de pelos para que puedas limpiarle las legañas de la manera más fácil posible. El pelo que esté cerca de los ojos de los animales deberá ser recortado con frecuencia de manera que los ojos queden despejados.

Para la limpieza de los ojos necesitarás utilizar una gasa seca, y retirar la legaña desde el borde del ojo, o el canto interno del ojo. La limpieza ocular se debe realizar una o dos veces por semana como mínimo. En el caso de que la legaña esté un poco dura, deberemos humedecer el ojo con agua templada o con suero fisiológico. También puedes utilizar una toallita especial para perros.

Si la legaña que tiene tu perro es de color verde y tu mascota tiene los ojos enrojecidos, es muy posible que tenga una infección, en este caso deberemos acudir al veterinario para que éste nos indique cual debe ser el tratamiento que debe seguir nuestra mascota.

Si nuestra mascota padeciera una infección sería necesario utilizar, a parte del tratamiento que nos mande nuestro veterinario, un collar isabelino para que no se frote o rasque los ojos, favoreciendo, de esta manera, a su curación.

                                  

 

Para realizar la limpieza ocular de nuestro perro o gato seguiremos los siguientes pasos:

     - Lavarse las manos para evitar dañar el ojo de nuestra mascota con restos de suciedad.

     - Llevar a nuestra mascota a un lugar tranquilo donde lo acariciaremos y le hablaremos con ternura. Los ojos son muy delicados y necesitamos que nuestra mascota confíe en nosotros.

     - Humedecer una gasa (nunca algodón ya que desprende fibras que pueden dañar el globo ocular de nuestra mascota) con suero fisiológico para limpiar la zona exterior del ojo, las pestañas y los párpados.

     - Echar suero fisiológico dentro del ojo, 1 o 2 gotas, cuando el líquido salga del ojo lo limpiaremos con una gasa seca y aprovecharemos para limpiar las posibles legañas, siempre con movimientos suaves y delicados, del lagrimal al exterior del ojo.

     - Utilizaremos una gasa limpia para cada ojo, así evitaremos pasar la suciedad de un ojo a otro.

     - También podemos lavar los ojos con manzanilla, sobre todo si creemos que puede haber algo de infección.

En algunas razas, principalmente en las de pelaje blanco, es muy común que el conducto lagrimal se obstruya y provoque un derrame lagrimal por la comisura del ojo del perro,  produciendo una decoloración del pelo que hay bajo el ojo y llegando al borde de la nariz. Para prevenir que salga esta mancha bajo el ojo se pueden utilizar productos de limpieza oculares.